Loading...

¿Qué sabemos del joven que «se ha quedado ciego por comer comida basura»? Tenía un trastorno alimenticio no tratado a tiempo – Maldita.es — Periodismo para que no te la cuelen


Numerosos medios de comunicación han publicado en los últimos días noticias sobre un joven de 17 años que se quedó ciego por una “dieta de comida basura”. La fuente de la noticia es un artículo publicado en la revista médica Annals of Internal Medicine que informa sobre un caso médico de un joven diagnosticado con neuropatía óptica nutricional, una pérdida visual progresiva por daño del nervio óptico por déficit nutricional.

Según cuenta el artículo elaborado por investigadores de los hospitales públicos universitarios de Bristol (Reino Unido), se trata de un niño “quisquilloso para comer” que acudió por primera vez al médico de familia con 14 años por cansancio con un índice de masa corporal normal y sin “síntomas aparentes de malnutrición”. Las analíticas detectaron anemia macrocítica causada por carencia de vitamina B12. Se le trató con inyecciones de vitamina B12 y consejos nutricionales. Un año después volvió a la consulta con síntomas de pérdida de audición y de vista, sin encontrar una causa. A los 17 años ya estaba ciego de forma permanente tras una pérdida progresiva de la visión.

Su dieta desde que comenzó el instituto se limitó a patatas fritas, patatas fritas de bolsa, pan blanco y algunos productos de cerdo procesado como salchichas, según el artículo científico. Otros análisis le encontraron, además de una deficiencia de vitamina B12, bajos niveles de cobre y selenio, altos niveles de zinc y niveles muy bajo de vitamina D y muy baja densidad ósea.

Los investigadores concluyeron que la dieta de comida basura y el poco consumo de vitaminas y minerales provocó la neuropatía óptica nutricional. La neuropatía óptica puede ser causada por deficiencias de vitamina B1, B2, B3, B6, B9, B12, hierro, calcio, magnesio y cobre.

Críticas por no tratar un trastorno alimenticio a tiempo

En primer lugar hay que tener cuenta que se trata de un único caso médico analizado en el artículo de Annals of Internal Medicine. Además, no todos los expertos están de acuerdo con que la mala dieta haya causado la enfermedad al joven. El pediatra Clay Jones publicó en la web Science-Based Medicine un análisis del caso y concluyó que no quedó ciego por la “comida basura”. Para el médico lo más relevante es el joven sufría un trastorno de la conducta alimentaria conocido como trastorno de alimentación selectiva o síndrome del comedor selectivo.

En su artículo, Clay Jones explica que las personas que padecen este trastorno no son meros “quisquillosos para comer” sino que “evitan o se limitan a ciertos alimentos debido a la ansiedad severa relacionada con comerlos, o debido a la incomodidad emocional extrema relacionada con ciertas texturas de alimentos. Muchos de estos pacientes se vuelven físicamente incapaces de comer muchos alimentos debido a las arcadas y los vómitos que se producen cuando intentan hacerlo. Algunos experimentan un miedo intenso a ahogarse hasta la muerte cuando piensan en comer ciertos alimentos”, explica el pediatra.

Jones critica que los autores del artículo científico se centrasen en la neuropatía óptica y no en el trastorno de alimentación selectiva y que los medios de comunicación hayan puesto el foco en la “comida basura” y no en la salud mental relacionada con la alimentación ni en “cómo los factores sistémicos pueden llevar a un niño como este a llegar tan lejos sin la ayuda apropiada”.

“El niño estaba evitando una amplia variedad de alimentos necesarios para una nutrición completa porque sufría de ansiedad severa no tratada. Esto podría haber sucedido incluso si las comidas que él podía comer no fueran comida basura clásica”, explica el pediatra Clay Jones.



Loading...


origen

error: Content is protected !!