Loading...

Patio de comida saludable: la opción para todos los paladares


Se trata de un colorido rincón verde que llama la atención desde la ruta, construido por unas 200 macetas dispuestas en una estructura de hierro y vidrio de forma vertical que albergan unas 500 plantas, entre las que se distinguen suculentas, aloe vera, acuáticas, e incluso menta, albahaca y orégano.

Simón del Pino y Marcos Figueroa patio saludable

Omar Novoa

“Es una fusión apuntando a lo saludable dentro de lo que cada uno puede aportar al negocio. Me siento un líder ambiental por esto de traer mi marca de los jardines verticales y tener la primera fachada vertical”, dijo Marcos.

Se jactan de tener el primer local con fachada verde natural de toda la ciudad. “Somos el primer jardín vertical de todo Neuquén. Eso a nosotros nos marca como un negocio sustentable porque en vez de plotear un cartel, decidimos invertir ese dinero en plantas”, puntualizó el paisajista.

Simón del Pino y Marcos Figueroa patio saludable

Omar Novoa

Tomaron como punto de partida que fuera saludable no sólo en cuanto a la alimentación sino en su armonía con el medio ambiente. Al estar a pocos metros de la cara oeste del Parque Norte, decidieron ofrecer agua potable de manera gratuita a quienes transitan por el lugar tras realizar actividades físicas. Y también poner bebederos para perros para quienes andan acompañados de sus mascotas.

Confiaron que, al margen de que les gusta la gastronomía, no tenían los conocimientos para encarar el negocio de forma profesional. Se asesoraron, contratamos a una nutricionista, comenzaron a estudiar cada uno de los platos que fueran parte del menú para que realmente sean saludables y a partir de ahí se armó el resto.

Simón del Pino y Marcos Figueroa patio saludable

Omar Novoa

“Nació como un local de comida to take away (para llevar). La idea era que la gente tenga un espacio agradable para esperar mientras salía el plato. Venían a comprar una pizza de harina integral y esperaban afuera en un espacio armado con algunas mesas y sillas. La gente se quería quedar a comer y no teníamos ni platos”, recordó Marcos.

Nació como un local de comida para llevar pero la alta demanda los hizo crecer.

Ante la demanda de la clientela, que se empezó a apropiar del lugar, reubicaron la oficina para llevar la administración y el depósito, tiraron una pared abajo, ampliaron el local e incluso armaron mobiliario con sus propias manos para sumar más comensales.

La clientela se puede llevar la comida a su casa o bien quedarse en el lugar, que también cuenta con un ciclo de arte donde renombrados artistas plásticos de la zona exponen sus cuadros, que cambian cada mes.

Simón del Pino y Marcos Figueroa patio saludable

Omar Novoa

Simón señaló que la propuesta gastronómica surgió porque “en la sociedad hay muchas enfermedades transmitidas a través de la mala alimentación” y desde ese ámbito querían concientizar a la gente que puede cambiar sus hábitos alimenticios. “Está comprobado que se puede tener una vida más saludable desde la alimentación y de la mano con la actividad física”, agregó.

Alejado del centro, el comercio tiene una clientela que se divide entre los trabajadores de empresas de servicio del Parque Industrial, los vecinos del barrio y quienes se recrean o realizan actividades físicas en Parque Norte.

“Tenemos la convicción de que esto va a funcionar, entonces es por eso que decidimos hacer esa inversión”, se ilusionó Marcos, el joven comerciante.

Simón del Pino y Marcos Figueroa patio saludable

Omar Novoa

En transición

La carta está diseñada para brindar opciones a vegetarianos, veganos, para algún tipo de celiaquía y para los que están en transición. “Hoy mucha gente está optando por dejar completamente las harinas o las carnes. A lo que apuntamos es a lo saludable y trabajamos con productos de calidad que compramos en Centenario, Plottier y Neuquén”, explicó Simón. En el menú se ofrecen desde hamburguesas de garbanzos y de lentejas, wok de vegetales, pizzas de harina integral, jugos naturales, hasta carnes magras. “No tenemos una cocina habilitada aparte para celíacos, tenemos opciones que no contienen gluten que, con el cuidado que podemos darle, se ajusta a algunos tipos de celiaquía. Eso se lo aclaramos a los clientes”, agregó. No se cierran a ningún nicho porque concurren grupos de amigos y familias. “Vemos que los adolescentes son los que más están en la línea del cuidado de los animales, de ser sustentables. Y la generación de los 40, la de sus padres, que quedó con la idea de comer un bife con grasa. De a poco cambian. Vienen varias veces y a la tercera vez se animan a probar una hamburguesa de garbanzos y quedan re contentos. A eso llamamos transición”, ejemplificó Marcos.



Loading...


origen

error: Content is protected !!