Comida y diversión


Un restaurante con juegos y staff para el cuidado de los niños puede ser el negocio que buscas para poner alas a tu sueño emprendedor. Recuerda que por ser un giro mixto debes cuidar lo que pasa en cocina y lo que ocurre en la sala de juegos.


15+ min read

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.


Esperanza Barrón llevaba 15 años trabajando en la industria farmacéutica cuando ante la falta de espacios para que ella y su esposo disfrutaran de una buena comida y su pequeño hijo jugara en un entorno seguro, adecuado y bajo supervisión, decidió dejar su empleo para abrir Chocolate, Molinillo, un restaurante con zona de juegos y staff para niños.

El reto era grande: no sabía nada de la operación de un restaurante y nunca había tenido un negocio. Lo que sí sabía es que al igual que ella, muchos padres de familia tenían la misma necesidad de comer fuera con sus hijos, sin tener correr de un lado a otro para vigilarlos en los juegos.

“Como buena mercadóloga estudié el entorno, contraté un consultor experto en la industria restaurantera, busqué personal y me encargué de que el restaurante fuera eso que buscan los padres pero que disfrutan los niños, y para nuestra sorpresa desde el día uno fue un éxito”, explica Esperanza.

A dos años de su apertura, Chocolate Molinillo se inserta en una industria restaurantera que aglutina 515,059 establecimientos y que emplea de manera directa a casi 1.5 millones de personas, según la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, Canirac. Sé el nuevo emprendedor en esta industria. Sigue los pasos para lograrlo.

Segmento de cliente

Los consumidores en este giro son familias de nivel socioeconómico A, B, C y C+ que tienen uno o dos hijos. Suelen comer fuera de casa una o más veces por semana y gustan de realizar actividades en familia.

A este respecto, el Estudio Global de Nielsen sobre Tendencias de Comida Fuera del Hogar refiere que si bien los mexicanos son muy hogareños, 40% consume sus alimentos en algún establecimiento. De ese total, 17% opta por hacerlo en el desayuno, 58% en la comida, y 43% en la cena.

Sus establecimientos preferidos son los de comida rápida (51%), los restaurantes formales (46%), los restaurantes casuales (44%) y las cafeterías (31%), que suelen seleccionar a partir del precio (52%), calidad de los alimentos (37%) y servicio (26%).

Obviamente la opinión de los niños tiene mucho que ver. No en balde un reporte de Euromonitor International advierte que los hijos influyen en las decisiones de compra de los padres. Por tanto, si bien el giro en cuestión está pensado para los adultos, son los niños quienes tienen la última palabra.

En México hay tres menores por cada 10 habitantes, es decir 39.2 millones de menores de 18 años, según el Inegi. Los emprendedores del ramo estiman que alrededor una tercera parte de esta población es susceptible de ser impactada con el giro.

Propuesta de valor

Un negocio que gire en torno a los niños tiene muchas probabilidades de ser rentable, así que un restaurante con comida casual para adultos con juegos y staff para la supervisión de menores de 12 años parece la fórmula perfecta.

Es un negocio pensado para los padres que quieren comer fuera, que buscan practicidad y que desean degustar sus alimentos con la tranquilidad de saber que sus hijos comen y se divierten en un espacio adecuado y seguro, con mobiliario, juguetes, accesorios, y juegos de mesa que promueven su desarrollo cognitivo, psicomotor y social.

Su origen se remonta a la década de 1980, con la llegada de establecimientos de comida rápida con áreas de juego confinadas para niños de tres a 10 años. Con el paso del tiempo, algunos emprendedores adaptaron la idea original, añadieron los elementos de valor antes señalados e incluso contemplaron las facilidades necesarias para hacer fiestas infantiles.

¿El resultado? Un nuevo modelo de restaurante que se ha vuelto un best seller entre los padres y una oportunidad de negocio para los emprendedores amantes del servicio, los niños y la comida.

Los emprendedores del ramo coinciden en que la idea seguirá madurando, principalmente en las ciudades de más alto poder adquisitivo. En Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Querétaro y Puebla ya se está explotando, incluso por parte de restaurantes que no nacieron bajo ese concepto.

Un ejemplo es restaurante Los Danzantes donde exclusivamente los fines de semana instalan una ludoteca con dos personas asignadas para un grupo de no más de 10 niños.

“En nuestra ludoteca buscamos fomentar valores, una conciencia de armonía, solidaridad, trabajo en equipo en los pequeñitos a través del juego y de actividades dirigidas”, comenta Guillermo Pineda, director de Operaciones de Grupo Los Danzantes.

Como puedes ver, el giro de restaurante recreativo es una necesidad y de alguna manera la industria lo está adoptando ¿qué opinas?

Este negocio ofrece espacios para que los niños se diviertan en un lugar adecuado y seguro, con mobiliario, juguetes, accesorios y juegos de mesa que promueven su desarrollo cognitivo, psicomotor y social / Imagen: Shutterstock

Canales de distribución

Este tipo de restaurantes usan principalmente un canal directo de distribución en el que los productos y servicios se comercializan y consumen directamente en el establecimiento.

Esto facilita un mayor control sobre la calidad de los alimentos que se entregan al comensal, así como del servicio que se otorga, los tiempos de respuesta y los costos de distribución (porque no hay necesidad de pagar comisiones ni sueldos a terceros). Asimismo, permite que los comensales vivan la experiencia al máximo, considerando que el área de juegos es uno de los atractivos principales.

Obviamente también puedes recurrir a las plataformas de delivery, que cobran una comisión sobre el total de la venta lograda, o contratar un repartidor, que sin embargo, te generará gastos como la compra de un transporte, uniforme y seguros.

Al margen de las opciones de distribución que adoptes, sé impecable en tu respuesta al cliente a partir de políticas de entrega predefinidas. “El comensal es lo más importante. Hay que cuidar el trato; hacerlo sentir como en casa”, dice Ricardo Quiroz, director de Relaciones Públicas de Rustic Kitchen, un restaurante de comida italo-americana que aún sin tener área de juegos supo conectar con su público infantil al desarrollar talleres de “prepara tu propia pizza” en sus instalaciones

Relación con los clientes

Uno de los pilares para el adecuado desempeño de este giro consiste en construir una buena relación con los clientes. El objetivo es blindar a la marca contra los posibles embates del mercado y/o competencia.

Hasta hace algunos años este relacionamiento se restringía al momento del consumo: el comensal llegaba, ordenaba, comía y se marchaba; pero con el auge de la tecnología, el predominio de las redes sociales y la creciente tendencia a estar hiperconectados, los clientes están marcando la pauta de cómo, cuándo y en qué medida quieren relacionarse con las marcas y proveedores.

El relacionamiento puede iniciar antes de que el cliente llegue al restaurante (quizá ya hizo un recorrido virtual, lanzó una pregunta en Facebook, visitó tu Instagram o llamó para pedir informes), y continuar aún después de haberse marchado (al dejar algún comentario en tu fan page, por ejemplo).

Frente a este panorama, la recomendación es realizar acciones tanto en la esfera online como en la offline. En el mundo offline procura ser impecable en el servicio, en la calidad de los alimentos y en la seguridad de los niños. Asegúrate de que tus empleados tengan a mano la información necesaria sobre alimentos, servicios, seguridad y reglas de uso de las instalaciones.

En el entorno on line invierte en el desarrollo de una página web con sistema de reserva, abre canales sociales (Facebook e Instagram son básicos) y pon en marcha un grupo de WhatsApp para informar a tus clientes sobre promociones o lanzamientos.

Fuente de ingresos

Los ingresos en este giro provienen de tres fuentes: alimentos y bebidas, área de juegos y fiestas infantiles.

Los alimentos y bebidas aporta alrededor de 30% de los ingresos a razón de tickets de 200 a 320 pesos, aunque es posible encontrar paquetes infantiles por 150 o menos. La hora de mayor afluencia suele ser a la comida y por las tardes. Los días mayor venta son fines de semana.

Los juegos y actividades se cobran por separado y constituyen una media de 15% de los ingresos totales. Por ejemplo, hay lugares que tienen una cuota de 50 pesos por tiempo ilimitado; mientras que otros cobran 100 por cuatro o cinco horas.

La tarifa incluye la supervisión de un staff, integrado por monitores que vigilan la seguridad de los niños en la zona de juegos y están a cargo de su entretenimiento.

“Los fines de semana siempre está lleno y entre semana es más tranquilo; se presta más para las fiestas infantiles que es la otra unidad de negocios que tiene gran demanda”, explica Luis Ariosto, de Monas Fun & Food.

Ofrece la organización de una fiesta. El servicio por cuatro o cinco horas, alimentos y bebidas, piñata, pastel, algunas actividades dirigidas para los niños, el staff y el derecho a usar las instalaciones. Monas, Fun& Food tiene paquetes de 20 a 150 personas cuyo precio oscila entre 6,500 y42,000 pesos.

“Mientras el restaurante reporta utilidades de 28% a 35%, la organización de fiestas deja del 55% al 62%. Esto es porque en las fiestas los costos ya los pagó el restaurante; es decir, ya tenemos todo: solo se usan consumibles. Esto nos deja una mayor ganancia”, aclara Luis.

Si te interesa el giro, recuerda que además de una impecable administración, deberás garantizar seguridad, diversión para los niños, buena cocina y una atmósfera atractiva para los adultos.

Recursos clave

Para abrir la cortina de un restaurante con juegos y staff para el cuidado de los niños se requiere un espacio de entre 175 y 250 metros cuadrados, de preferencia a pie de calle, anclado a una zona comercial y/o restaurantera y rodeado de importantes vías de comunicación.

Las dimensiones deberán alinearse a tu concepto de negocio, contemplando a) piso de venta, b) zona de juegos/fiestas infantiles, y c) cocina/bodega. En este sentido, Luis, de Monas Fun & Food, dice que una distribución ideal es 30% para piso de venta (mesas y sillas), 15% para áreas de servicio (cocina, bodega, sanitarios, oficina), y el resto para juegos.

El equipamiento de cocina incluye estufa industrial, plancha y campana extractora de humo; refrigeradores, electrodomésticos de uso rudo (batidora, licuadora, procesadora, horno de microondas), mesa de trabajo, loza, cristalería, cazuelas, cuchillos y utensilios diversos. En piso de ventas coloca 25 mesas, 100 sillas y 15 sillas altas para bebé.

La zona recreativa adáptala con un juego tipo play ground y una ludoteca con áreas de destreza (juegos de mesa), casita (equipada con cocina, sala, comedor, utensilios diversos), artes (hay caballetes, mesitas y sillas), y oficios (disfraces y utensilios propios del bombero, astronauta, vaquero, chef, médico).

Si el espacio lo permite, coloca una zona exclusiva para niños de 1.3 a tres años equipada con pelotas, ‘gusanos’ y material para estimulación temprana. Recuerda instalar un circuito cerrado de televisión.

El personal básico para operar cocina y piso de venta es de un chef, dos cocineros, lavaloza; una persona de limpieza, un cajero, ocho meseros, encargado (puede ser el emprendedor) y un contador (en outsourcing). Para la zona de juegos se requiere un persona por cada 6/7 niños; si son menores de tres años, la ecuación es de 1:3.

Por último, cuida la decoración. De preferencia busca asesoría de un experto en restaurantes y de un arquitecto. La idea es que las atmósferas de niños y adultos estén diferenciadas, de modo que padres e hijos se sientan a gusto en el lugar que ocupan.

Actividades clave

Las actividades del día a día tienen dos ejes: restaurante y servicios relacionados con los niños. En restaurante hay que tener un buen control de inventarios para minimizar costos de producción, mantener un nivel óptimo de materias primas, y generar mayor rentabilidad.

“Una regla universal es en sistema Primeras Entradas, Primeras Salidas (PEPS). Esto significa que los primeros productos en entrar, deben ser los primeros en salir. Con esto damos movilidad al inventario”, dice el chef Azari Cuenca, quien ha desarrollado a lo largo de su carrera diversos conceptos de restaurantes y hoteles.

El abastecimiento depende de la demanda, pero por regla general puedes adquirir cada 15 días los abarrotes y tres veces por semana los perecederos. En cuanto a la cocina cuida la preparación y conservación de alimentos, también aprende cómo desechar sobrantes.

En piso de venta asegúrate de que el personal tenga actitud de servicio, conozca la carta y los procedimientos institucionales. Por ejemplo en saludo, promoción de platillos y respuesta ante reclamaciones.

El área de juegos lo primordial es la seguridad y el orden. Para lograrlo hay que mantener cada cosa en su lugar, hacer inspecciones diarias del estado del mobiliario/juguetes y una vez al mes hacer revisiones exhaustivas.

Por ejemplo, en Chuck E. Cheese’s, una cadena de restaurantes donde el entretenimiento para niños se basa en más de 70 videojuegos y en la obtención de tickets intercambiables por premios, tienen un protocolo de ingreso/egreso: a todos los miembros de la familia se les coloque el mismo número de sello en el brazo,  que se verifica a la salida.

Con esto se aseguran de que todos los que entran juntos, salen juntos, explica Paulina Ramos, gerente de Mercadotecnia de The Bright Light Group, consorcio que agrupa siete sucursales de la marca en México.

Otra recomendación: instala un circuito cerrado en la zona de juegos y pon a la vista un aviso donde dejes claro que los niños son responsabilidad de los padres y que el staff sólo es personal de apoyo.

Alianzas clave

En el giro restaurantero las alianzas correctas pueden facilitarte muchas cosas: desde tener en tiempo y forma todos los insumos, hasta obtener crédito para pagarlo a 30 o 60 días.

Rustic Kitchen, por ejemplo, en su momento se alió con Crayola para lanzar una campaña de dibujo para niños en escuelas primarias; debían dibujar la pizza de sus sueños. Los ganadores obtuvieron producto.

“Esta alianza nos dio visibilidad con nuestros públicos clave y nos llevó a los niños y a sus papás, porque había que entregar los dibujos en sucursal. Fue parte de una campaña muy exitosa”, comenta Ricardo Quiroz, director de Relaciones Públicas de esa marca.

Al igual que este restaurante, puedes hacer alianzas en diversos niveles. Por ejemplo, puedes organizar alguna activación de marca alineada a tu filosofía, target y estándares de seguridad. También visita escuelas y empresas y ofréceles precios preferenciales para sus eventos.

Estructura de costos

La inversión depende de las características de tu proyecto: dimensiones, equipamiento, servicios, etcétera; así como del modelo de negocio que elijas: franquicia o negocio independiente.

Las ventajas de las franquicias según Enrique Alcázar, director general de Alcázar & Cia es que reduce riesgos, facilita la obtención y acceso a experiencia, tecnología y know how. En contraparte exige el pago de derechos de entrada y royalties, nunca se adquiere la propiedad de la marca, las decisiones las toma el franquiciante y hay que apegarse a su supervisión.

Monas Fun & Food es una opción de franquicia. Luis Ariosto, mercadólogo, y Sergio Reinoso, arquitecto, sumaron fuerzas, experiencia y talento para crear en 2013 una restaurante y salón de fiestas, con área adultos vintage, área infantil en tres niveles, controles de acceso y staff para menores.

“La inversión oscila entre 3.2 y 3.7 millones de pesos, incluyendo la cuota de franquicia. A esto se suman dos cuotas fijas: la de regalías (8% de la venta total) y 1% para publicidad institucional”, explica Luis.

Actualmente Monas Fun & Food tiene sucursales en San Ángel, Satélite, Narvarte, Polanco, Coyoacán en Ciudad de México y próximamente abrirá en Querétaro y Guadalajara.

En caso de que quieras un negocio independiente la inversión puede ser 30% o 35% menor que la de una franquicia, pero debes asumir el riesgo de arrancar sin el paraguas y acompañamiento de una marca.

Si optas por este camino planifica los gastos. Ten en el radar, por ejemplo, el costo de la renta, la inversión en la adecuación, equipamiento y decoración del local, así como la compra de insumos. No olvides el tema de los salarios.

En este último aspecto te recomendamos considerar una retribución emocional, tal como hace Esperanza, de Chocolate, Molinillo, a quien le ha dado resultado para tener a raya la rotación de empleados

“En este giro la rotación es altísima, pero en mi caso no. Lo atribuyo a que valoro el trabajo de mi personal y trato de ser justa con ellos. La mayoría son mujeres y les doy facilidades para acudir a eventos de sus hijos o incluso traerlos al restaurante en temporada vacacional. Las chicas que apoyan en área de juegos también tienen facilidades. Muchas estudian la carrera de pedagogía y aquí tienen flexibilidad de horario. Algo parecido pasa con mi chef”, explica la emprendedora.

¿Cuánto pagar a los empleados? Depende de la localización geográfica y de aspectos como ubicación del negocio, afluencia y rentabilidad, pero de manera general un chef percibe un salario mensual de 12,000, el cocinero, 7,000; el auxiliar de cocina, 5,500; la persona de limpieza 4,500, y las chicas del staff perciben una media de 50 pesos por hora.

Si tienes dudas sobre cuánto pagar a tus empleados, checa las bolsas de trabajo y haz un sondeo con otros restaurantes. Saca la media y contrástalo contra tu estructura de costos.

Como puedes observar hay diversas estrategias para arrancar, operar y hacer crecer tu negocio. Busca un diferenciador, apaláncate con los socios adecuados y emprende. 



Loading...


origen

error: Content is protected !!